Estrategias Para Desarrollar La Escucha y El Lenguaje Hablado

Objetivo 1: Crear Un Ambiente De Escucha

En una nota anterior hablamos sobre las estrategias para desarrollar la escucha y el lenguaje hablado, su importancia y  los seis objetivos que cumplían.

En esta nota se explicará el primer objetivo que es:

Crear un ambiente de escucha

El niño sin experiencia auditiva no puede realizar figura-fondo entre el estímulo significativo y aquellos sonidos que compiten con él. Por tal motivo, es importante facilitar la escucha controlando el entorno auditivo y enfatizando los sonidos y las palabras. Se puede realzar los sonidos y facilitar la escucha de las palabras, susurrando, haciendo dramatizaciones con timbres de voz y diferentes melodías, o utilizando el énfasis acústico, que implica hacer que un sonido dure más que lo normal en una palabra o decir una palabra como si estuvieran cantando.

A continuación, se describe una de las primeras estrategias que se enseña a los padres al inicio del programa terapéutico:

“Hágalo más fácil”

La organización estadounidense Hearing First denomina así esta estrategia que tiene como objetivo hacer que el “escuchar” sea más fácil para el niño, para ello se debe tener en cuenta las siguientes estrategias:

  • Controlar el entorno acústico: Sobre todo al comienzo, es fundamental generar un entorno favorable para la escucha. Para ello debemos disminuir los ruidos ambientales.
  • Burbuja auditiva: Se debe tener en cuenta que los dispositivos de ayuda auditiva están diseñados para oír correctamente el lenguaje hasta dos metros de distancia. Se debe evitar elevar la voz, ya que los fonemas sonoros (y, m, b, l, n, d, r, g) se elevan mientras que los fonemas sordos (s, f, t, p, k, j, ch) cambian muy poco. Este tipo de distorsión puede causar que los fonemas sonoros enmascaren a los fonemas sordos haciéndolos más difíciles de detectar afectando la decodificación del mensaje.
  • Priorizar el lado con mejor acceso al sonido: Es muy importante conocer cuál es el oído con mejor respuesta auditiva. Los padres deben ubicarse a ese lado con el objetivo de que el niño tenga el mejor acceso a la información auditiva-lingüística.
  • Acércate a mí: Un niño con pérdida auditiva posee un rango auditivo reducido, por tal motivo debemos colocarnos cerca del micrófono buscando facilitar la recepción de la señal acústica, ya que la claridad en el lenguaje hablado mejora al reducir la distancia.

Bibliografía: 

Artículo Realizado por:
Lic. Karol Escobar Vegas

Tecnóloga Médica Especialista
en Terapia de Audición, Voz y Lenguaje.